Disfrutar de los champiñones en cualquier época del año es muy fácil. Sólo tienes que seguir este sencillo truco de cocina:

Lo primero que deberemos hacer es cocerlos a fuego lento en una olla con abundante agua hirviendo y sal. Si lo deseamos, también podemos añadirle unas gotas de limón para evitar que los champiñones ennegrezcan por la oxidación.

Cuando hayan transcurrido 12 minutos de cocción los introduciremos en frascos de cristal con el mismo caldo de la cocción.

Ahora pon los tarros al baño María, es decir, introdúcelos en una cacerola amplia que contenga agua y deja hervir durante 20 minutos. Lo que vamos a conseguir con esto será esterilizar el interior de la conserva.

Con este truco tan sencillo tendremos champiñones durante todo el año.