Para con seguir batir unas claras al punto de nieve, los huevos deben estar a temperatura ambiente. Por ello, es recomendable sacarlos un rato antes de batirlos. Los utensilios deben estar muy limpios. Para que nos salga perfecto, podemos ayudarnos con una pizca de bicarbonato.