Cuando cuezas los guisantes, añade un poco de bicarbonato sódico al agua de cocción. De esta manera, conservarán mejor su color verde. Si además añades un poco de azúcar en el agua, éstos quedarán más tiernos.
Puedes darle también un toque diferente de sabor incorporando unas hojas de hierbabuena al agua de cocción, que va estupendamente con esta leguminosa.