Cuanto más apretados estén los pedúnculos de la coliflor, más fresca estará a la hora de cocinarla. Es importante añadir medio vaso de leche y 20 gr. de sal por litro de agua para que la coliflor resulte más suave y mantenga un color blanco y atractivo.