Si queremos que la coliflor, una vez cocida, no pierda su color blanco, bastará con añadir un poco de leche al agua donde las vayamos a cocer.

Por cierto, si pasamos las coliflores por la Thermomix (o la batidora eléctrica, en cuyo caso luego tendremos que pasar por un colador chino) con el agua y la leche de la cocción y, además, le agregamos una nuez de mantequilla y lo salpimentamos, obtendremos una exquisita y nutritiva crema de coliflor, ideal para acompañar carnes y pescados.