Las almejas, al igual que el resto de moluscos, deben cocerse con poca agua. De esta forma soltarán todo su jugo y se abrirán.
Cuando se hayan abierto, debemos retirarlas para separarlas del jugo y que no se sigan cociendo. Ya están listas, no hace falta ni más agua ni más tiempo de cocción.