Una patata mediana tiene un tiempo de cocción aproximado de 35 minutos. Una vez cocida, es importante dejarla enfriar en su propia agua de cocción para así evitar que se rompa. De esta manera quedará más entera y se pelara mejor.