Entrada

Cómo conseguir cebolla caramelizada

Existen multitud de platos que se pueden acompañar con cebolla confitada. Aunque sus aplicaciones no se limitan solo a servir de acompañamiento a las carnes, estos probablemente sean unos de los platos más indicados para guisarlos alguna vez con cebolla confitada. Desde el lomo, hasta el hígado, todo tipo de carnes puede ser presentado con cebolla confitada, dándole un toque y un sabor muy especial.

Para proceder a un confitado perfecto de la cebolla, primero la pocharemos en una sartén con un poquito de aceite, dejándola a fuego medio hasta que nos quede transparente y bien tierna. En ese momento le añadiremos el azúcar en una cantidad tal que, una vez caramelizada, nos envuelva toda la cebolla, pero sin excesos, de tal forma que lo que predomine sea la cebolla sobre el caramelo.

De esta manera tan sencilla, conseguiremos darle un toque especial a nuestros platos, añadiéndoles además un toque dulce de contraste, y muy apropiado para sorprender a tus comensales.