Aquellos microondas que únicamente tengas microondas, sin ninguna otra función incorporada, si lo usamos correctamente, no se ensuciara prácticamente nada, ya que la mayoría de los alimentos se cocinarán tapados.
Si se usa durante un periodo de tiempo prolongado, por ejemplo para “asar” pimientos rojos, se llenarán de vapor de agua en su interior, que se eliminará pasando simplemente un paño húmedo.
Si en las paredes del microondas hay restos de comida pegada, introduce un vaso con agua y unas rodajas de limón y déjalo cocer. El limón va a soltar parte de su aroma y el vapor de agua producido al cocer ablandará la comida reseca, la cual se eliminará después muy fácilmente con la ayuda de una gamuza. No emplees nunca un estropajo abrasivo, arañaría las paredes.