Rebajar la acidez de las berenjenas es tan sencillo como rociarlas con sal gruesa una vez cortadas. Con ello conseguiremos además que la sal absorba parte del agua que la berenjena contiene, quedando así menos aceitosa cuando la friamos.