Para conservar y mejorar el sabor de las aceitunas, bastará con introducirlas en un frasco de cristal junto con una rama de tomillo y dos dientes de ajo machacados (sin pelar). Lo cubriremos con aceite de oliva y reservaremos hasta su próximo uso. También podemos añadirle unas cortezas de limón, orégano…