La fresa es una fruta muy delicada. Para que éstas nos aguanten durante más tiempo basta con colocarlas en un colador, dentro del frigorífico (sin tapar). De este modo, el aire circulará entre ellas y no se oxidarán ni corromperán.