Una buena manera de conservar el melón una vez abierto consiste en envolverlo en film transparente y guardarlo en el frigorífico. De esta manera el melón nos aguantará varios días.