Si quieres que tu queso permanezca en buenas condiciones durante más tiempo, envuélvelo en un paño de algodón bien empapado de vino blanco y cámbialo una vez a la semana.