Debemos guardar las especias en un lugar oscuro y fresco, ya que el calor y la luz las resecan y les restan aroma y propiedades.