Si quieres conseguir unas croquetas muy cremosas, introduce éstas en el congelador, una vez liadas, durante un par de horas. Transcurrido este tiempo, fríelas directamente en abundante aceite caliente. Verás qué diferencia!