Para que los cubitos de hielo salgan transparentes, hierve el agua primero y luego enfríala en la nevera. Cuando congeles los cubitos saldrán transparentes ya que el agua hervida contiene menos oxígeno y se solidifica con mayor rapidez.