Las sartenes son unas de las herramientas de trabajo más usadas en la cocina, y por ello debemos mantenerlas y conservarlas en perfecto estado. Las de teflón en especial son muy delicadas, ya que el teflón que las recubre puede levantarse y mezclarse con los alimentos, pudiendo arruinar un plato.
Las sartenes de hierro se pueden pulir tostando sal en ellas. De esta forma los alimentos se agarrarán menos.
Siempre que termines de usar una sartén, y una vez limpia, engrásala con aceite de oliva y coloca un papel de cocina sobre la misma. Haciendo esto podrás apilarlas sin que se rayen.