Una manera rápida y sana de descongelar los alimentos es introducirlos, protegidos por un plástico, en un recipiente con agua. De esta manera, evitaremos que se nos cuezan al introducirlos en el microondas.