Podemos descongelar el surimi, pero extremando las precauciones, pues la carne sufre mucho por la acción del calor y puede hincharse y quedar con una textura gelatinosa e insípida. La mejor manera de descongelarlo es sacarlo del congelador y dejarlo en la nevera el tiempo necesario.