Si te encanta el melón pero tu estómago no lo digiere demasiado bien, tan sólo debes añadir una pizca de sal y pimienta al trozo que te tomes. Tendrás una digestión más ligera.