Muchas veces echamos en la sartén más aceite del deseado. Para que esto no te suceda más veces, en lugar de abrir la botella de aceite completamente, hazle un pequeño agujero en el tapón. De esta forma calcularemos mejor y sólo emplearemos la cantidad de aceite que necesitemos.