Si eres un apasionado de las bebidas con gas, pero por el contrario ingerir el gas no te sienta demasiado bien, te ofrecemos un pequeño truco para quitar todo el gas en un simple gesto.
Sólo debes abrir la botella o lata e introducir la punta de un papel de cocina o pañuelo de papel. Este absorberá todo el gas.