Si quieres conseguir unas empanadillas bien crujientes, disponlas en una bandeja de horno y, con la ayuda de un atomizador, rocíalas con agua. Hornéalas a 200ºC hasta que queden bien doradas. Verás qué crujientes quedan!