Si las lentejas te han quedado muy líquida con este sencillo truco podrás espesarlas un poco sin necesidad de añadirle agua. Retiras un cucharón de las lentejas y haces con ellas un puré. Lo agregas a la olla y ¡listo!. Tus lentejas estarán más espesas.