Para evitar que las patatas se nos deshagan al cocerlas, añádeles un chorrito de vinagre al agua de la cocción.
Además, si las patatas son viejas, añadiremos éstas cuando el agua esté caliente, y si son nuevas, empezaremos la cocción en frío.
Antes de meterlas al agua, debemos pincharlas, para que no se abran.