Si queremos conseguir unas frituras con un buen acabado, crujientes y nada aceitosas, debemos, una vez fritas, depositarlas sobre papel absorbente.