Si quieres bañar una tarta o un bizcocho con chocolate, emplea uno puro llamado de cobertura. Para fundirlo, introdúcelo en el microondas a 650 W durante 1 ó 2 minutos, dependiendo este tiempo de la cantidad que deseemos fundir. Es importante que vayas removiendo de vez en cuando para que el chocolate no se queme.
Un buen chocolate debe contener un mínimo del 50 % de cacao, y para que brille tras fundirlo, no debe calentarse a más de 30ºC. A esto se le llama poner el chocolate a punto.
Otra manera de fundir el chocolate es mediante la técnica del baño María, que consiste en colocar el chocolate en un recipiente metálico que, a su vez, introduciremos en otro recipiente (también metálico) de mayor tamaño y que contenga agua, de manera que el recipiente que contiene el chocolate permanezca flotando mientras se derrite.