Para mantener las galletas bien frescas y crujientes lo ideal es introducirlas en una lata o recipiente hermético con un trozo de pan fresco, el cual deberemos sustituir cada día por uno nuevo.