A continuación os mostramos la manera correcta de poner en remojo los garbanzos, para que una vez cocidos resulten bien tiernos:

Ponemos los garbanzos en agua caliente con sal. Los frotamos para que suelten todas las impurezas y tiramos esa agua.
Los volvemos a poner en agua caliente con sal y los dejamos hasta el día siguiente.