Si quieres que tus platos gratinados queden más crujientes, mezcla el queso con pan rallado.