Lo bueno de las hamburguesas caseras es que las mismas contendrán unos valores de grasas realmente bajos, obviamente sin mencionar todos los conservantes que poseen las hamburguesas que compramos en los supermercados, lo cual harían muchas más sanas las hamburguesas caseras.
De ser posible, pídele al carnicero que pase la carne dos veces por la maquina de picar. Así quedará mucho más tierna y jugosa.
Para que se unan mejor, es recomendable utilizar solo las yemas de los huevos. De esta forma saldrán más compactas.
Pica muy bien la cebolla, debe quedar bien finita o rallada.
En sandwich se le pueden añadir los ingredientes que nos gusten. Una buena opción seria queso, lechuga, rodajas de tomate y pepinos.
Antes de retirarlas del fuego sumarle un poquito de queso, de manera que se derrita.