Para evitar que la harina se nos quede apelmazada y coja humedad, coloca una hoja de laurel dentro del paquete o tarro donde la tengas guardada. La hoja de laurel absorberá la humedad ambiental y mantendrá la harina fresca y sin apelmazar.