Normalmente la parte verde del puerro suele terminar en la basura. Pero estas hojas también tienen sabor, por lo que nos vendrán perfectas para usar en elaboraciones de caldos, junto con otras verduras. Eso sí, habrá que lavarlas muy bien antes, pues suelen contener tierra.