Si quieres que tus huevos fritos queden mejor y no se partan a la hora de echarlos en la sartén, sácalos de la nevera un rato antes de ponerte a freírlos para que alcancen la temperatura ambiente.