Cuando nos dispongamos a preparar unos revueltos, y para evitar que éstos se peguen a la sartén, añade un poco de sal y aceite antes de añadir los huevos batidos.