Si necesitas un rodillo para amasar y no tienes uno a mano, puedes usar una botella de cristal lisa llena de agua para que ejerza presión. También puedes usar una botella de plástico llena de líquido y envuelta en una media para evitar que la masa a extender se pegue en el improvisado rodillo.