Para que la judías resulten mucho más verdes y crujientes, introdúcelas en agua con hielo justo después de cocerlas (no deben quedar muy cocidas sino “al dente”). Así, además de quedar muy crujientes, se potenciará su intenso color verde.