Para conseguir un pulpo perfectamente cocido, sigue los siguientes consejos:

– Congélalo durante 24 horas antes de cocerlo. De esta manera se rompen los tendones y resultará más tierno.

– “Asústalo” tres veces en agua hirviendo con laurel y cebolla, es decir, sácalo e introdúcelo en la olla repetidamente.

– El agua deberá con fuerza y sin interrupción de 35 a 40 minutos.

– Cuando esté tierno, déjalo reposar durante 5 minutos fuera del fuego y en la misma agua de cocción para que termine de ablandarse por completo.

– Trocéalo y sírvelo caliente.