La tortilla de patata es uno de los mayores símbolos de la cocina española.

El hacer una buena tortilla de patatas es una asignatura definitiva en el arte del buen cocinar, y no hay cocinero que, empleando los mismos ingredientes, obtenga una misma tortilla.

• La tortilla de patata debe ser siempre redonda y con un bonito color amarillo

• Para su elaboración podemos emplear casi cualquier ingrediente: pimientos, guisantes, chorizo, cebolla, ajo… y hasta unas lascas de atún en escabeche.

• Las patatas, que no hay que cortarlas ni demasiado finas ni demasiado gruesas, debemos freírlas en abundante aceite de oliva, y a fuego suave para que éstas nos queden bien tiernas.

• Uno de los grandes secretos para obtener una esponjosa y jugosa tortilla consiste en dejar las patatas ya fritas remojadas en el huevo batido durante al menos 10 minutos. Con esto conseguiremos que la patata se empape bien en el huevo y adquiera la consistencia adecuada.

• Añadir un chorrito de cava a los huevos proporcionará un toque delicioso.

• Otro truco para que la tortilla te quede bien esponjosa consiste en separar las yemas de las claras y batir estas últimas a punto de nieve. Añadiendo un poco de leche o de cerveza también conseguiremos una tortilla más esponjosa.

• La patata ideal para elaborar una buena tortilla es aquella de piel amarilla y carne blanca. Por el contrario, y si no queremos que las patatas se nos conviertan en puré, evitaremos usar patatas harinosas.