Un truco para aprovechar al máximo la lechuga es usar sus hojas más feas, las más verdes, para eliminar la acidez de la freidora. Cuando cambiamos el aceite de la freidora, al principio es muy fuerte, pero si en ese aceite freímos una hoja de lechuga, ésta eliminará la acidez con la ayuda de la clorofila.