La mejor manera de conservar las lechugas consiste en guardarlas en el frigorífico en el interior de una bolsa de plástico bien cerrada.
Si las lechugas que tienes están demasiado mustias, introdúcelas en un recipiente con agua y hielo. De esta manera se pondrán firmes y crujientes.