Si, por olvido, no se han remojado las legumbres, esto se solucionará poniéndolas en una olla con agua a fuego lento. Cuando comiencen a hervir se retiran del fuego y se dejan reposar tapadas durante una hora.