Si te encantan las legumbres pero padeces de gases ya tienes la solución: añade unos cuantos granos de comino al hervir las legumbres y listo para disfrutar.