Si quieres que los limones se mantengan frescos y duren más tiempo en tu nevera, mételos en una bolsa de plástico y luego en el frigorífico, así te durarán más y en mejores condiciones.