Para limpiar nuestras esponjas, sumérgelas en una mezcla de sal y agua durante un par de horas. Transcurrido este tiempo, enjuágalas bien. Quedarán como nuevas.