Para deshacernos de los restos que permanecen en el rallador tras su uso, lo que tenemos que hacer es rallar pan duro y lavarlo luego con abundante agua caliente. Desaparecerán todos los restos!