Llena la olla o cacerola de aluminio (o acero inoxidable) con agua y ponla a hervir junto con medio limón.
Si se quemó la cacerola, hay que colocar agua y un poco de sosa cáustica hasta cubrir el borde. Déjala así toda la noche. Al día siguiente estará completamente limpia.