El brócoli pertenece a la familia de las coles, por lo que también se caracteriza por su elevado contenido en vitaminas C, E y en betacarotenos, todos ellos con importantes propiedades antioxidantes.
La mejor manera de cocinarlos es sin añadirles nada, simplemente colocándolos en un recipiente bien tapado e introduciéndolos en el microondas. De esta manera van a conservar su bonito color verde.
Sus tallos puedes emplearlos para elaborar sopas y cremas.
También puedes consumirlos crudos en ensaladas, siempre y cuando se encuentran bien frescos.