Los langostinos más sabrosos no son los de tamaño gigante o grande, como pudiera pensarse, sino los medianos. Estos crustáceos poseen un tubo intestinal negruzco que conviene eliminar antes de cocinarlos. Para ello, pasa un cuchillo bien afilado a lo largo del lomo del langostino y tira de él.
Los langostinos hay que cocerlos en agua hirviendo salada con 40 gr. de sal por litro de agua. El tiempo de cocción oscilará entre los 5 y los 6 minutos (dependiendo del tamaño del langostino) desde que se reanude el hervor.